Cookies
Este sitio web usa cookies
Le informamos que el sitio web de Cosnautas utiliza cookies propias y de terceros para activar funciones básicas de navegación (personalización, idioma y reproductor de vídeo), así como también para analizar la navegación de los usuarios por el sitio web y el uso de los servicios que en él se ofrecen con la finalidad de mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación.
Leer más
Guardar & Cerrar
Aceptar todas Configurar

The Cosnautas Blog

De lo normal anómalo: sobre vocabularios normalizados y traductores medicofarmacéuticos

De lo normal anómalo: sobre vocabularios normalizados y traductores medicofarmacéuticos

en Miscelánea /

Laura Munoa, creadora de nuestro imprescindible Árbol de Cos, se estrena en nuestra bitácora hablando de traductores, anomalías y vocabularios normalizados. ¡Todo un lujo!

 

 

Les presento a Lola, veterana traductora medicofarmacéutica, y a Pepa, su nueva y novel colaboradora.

 

—Lola, ¿cómo traducimos infusion?

—¿Qué día es hoy?

—Dos de junio.

—Pues 'venoclisis'.

—¿Y mañana?

—'Perfusión'.

—En la facultad explicaron que 'perfundir'...

—Ya...

...

—Lola, ¿cómo traducimos cheiloschisis?

—Hoy, 'queilosquisis'.

—¿Y mañana?

—'Queiloquisis'.

—¿Y palatoschisis?

—Hoy y mañana, 'palatosquisis'.

—¿Y el formante griego común?

—Ya...

...

—Lola, ¿cómo traducimos tacrolimus?

—‘Tacrolimús’.

—¿Y sirolimus?

—‘Sirolimús’.

—O sea que everolimus, ‘everolimús’.

—No, ‘everolimus’.

—Jo.

—Y en España muchos médicos las pronuncian todas como esdrújulas.

 ***

Apreciado lector, ¿encargaría usted una traducción farmacéutica a Lola, que parece fiar sus decisiones terminológicas no al diccionario, sino al calendario, y mostrarse harto juguetona con la prosodia?

Pues haría bien en encargársela, porque Lola conoce el oficio. Quien le ha encomendado la traducción que entregará hoy le permite elegir las opciones terminológicas que ella juzgue más adecuadas, así que para este cliente Lola consulta obras de referencia como el Diccionario de términos médicos de la Real Academia Nacional de Medicina, el Libro Rojo, glosarios especializados (por ejemplo, los publicados en la revista Panace@) y fuentes primarias redactadas por especialistas de habla española.

Sin embargo, para la traducción de mañana Lola ha de ceñirse estrictamente a la versión oficial española de varios vocabularios normalizados, según ordena la autoridad sanitaria a la que va destinado el documento, e incluso puede que este deba ajustarse a una plantilla que también cuenta con su traducción oficial. Lola sabe cómo acceder en un par de clics a estas nomenclaturas que el cliente le exige (lo aprendió con Emma Goldsmith) y desconfía tanto de ellas que aplica la duda metódica y siempre las consulta: una nunca sabe dónde saltará la liebre de la arbitrariedad. Esa desconfianza se la instiló hace tiempo la lectura de un artículo de Fernando Navarro del que lamentablemente no se ha publicado versión electrónica, pero que recomiendo vivamente a todos los traductores medicofarmacéuticos noveles.

¿Y cuáles son esos vocabularios normalizados que Lola ha de respetar? Dejando a un lado los más generales, desde el Sistema Internacional de Unidades hasta las nomenclaturas binominales zoológica, botánica o de procariotas, cuando Lola traduzca documentos de registro farmacéutico dirigidos a las autoridades sanitarias españolas, deberá atenerse a tres repertorios fundamentales que cuentan con traducción oficial: 

- La Standard Terms Database: es la lista de las denominaciones oficiales que la Dirección Europea de la Calidad de los Medicamentos y la Asistencia Sanitaria (EDQM) asigna a las formas farmacéuticas, las vías y modos de administración, los acondicionamientos, los cierres y los sistemas de administración de medicamentos. Ofrece las traducciones oficiales a todas las lenguas de la Unión Europea, y los traductores estamos de enhorabuena porque desde noviembre de 2014 el acceso es gratuito previo registro. Ahí comprobó Lola que debía traducir infusion por 'perfusión'; y powder and solvent for concentrate for solution for infusion por ‘polvo y disolvente para concentrado para solución para perfusión’, con un par, no, con tres «para» que relucen más que el Sol.

- El diccionario MedDRA, indispensable para hacer constar las reacciones adversas en los expedientes de registro de medicamentos en la Unión Europea, y a cuya versión más reciente el traductor puede acceder de forma gratuita, y muy cómoda, ingresando como invitado (Guest User) en la página del European Union Telematics Controlled Terms (EUTCT) System.[1] En esta fuente descubrió Lola que la versión española recoge correctamente el formante griego skhiz(o) (véase el excelente Dicciomed) en ‘palatosquisis’, pero no en ‘queiloquisis’.

Y ya que estamos hablando del MedDRA, mencionemos de pasada las Standardised MedDRA Queries (SMQ) o Consultas Normalizadas MedDRA, de las que también existe versión española.

- La lista de denominaciones comunes internacionales de los fármacos, elaborada por la Organización Mundial de la Salud e indispensable para traducir los principios activos de los medicamentos. Se publica en latín, inglés, español, francés, árabe, ruso y chino, y se ofrece en acceso gratuito previo registro. En ella detectó Lola la incoherencia prosódica entre 'tacrolimús', 'sirolimús' y 'everolimus'.

Invitamos a los cosnautas a explorar el Árbol de Cos, que ofrece los enlaces a estos y a otros vocabularios normalizados de interés para los traductores medicofarmacéuticos, como la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud o la Terminologia Anatomica. Por cierto, esta última me trae a la memoria el chiste que citaba el 25 de mayo Fernando Navarro en esta entrada del Laboratorio del Lenguaje:

«Esta mañana me caí y creí que me había roto el peroné…, ¡pero no!»

Era la fíbula.

Laura Munoa

Traductora médica

Dirección para correspondencia: laura@lauramunoa.com



[1] El traductor medicofarmacéutico afiliado a Tremédica dispone de otras opciones de acceso al MedDRA en sus diversas versiones idiomáticas.