The Cosnautas Blog

¡Descubre las novedades de la nueva versión 3.15 del

¡Descubre las novedades de la nueva versión 3.15 del "Libro rojo"!

en Libro rojo / / 0 comments

En esta nueva versión anteprimaveral, el Libro rojo alcanza ya las 57 897 entradas; o, lo que es lo mismo, diez mil quinientas entradas más que en la primera versión electrónica de Cosnautas y más de quinientas entradas más que en la versión anterior 3.14, del pasado mes de septiembre. Muchas de las novedades incorporadas me vienen impuestas por la palpitante actualidad: el Brexit o «Corte Inglés» del pasado 31 de enero, por ejemplo, me obliga a retocar entradas como United Kingdom y European Union, que ahora vuelve a estar integrada por veintisiete países (aunque mantiene las mismas veinticuatro lenguas oficiales que hasta ahora, puesto que el inglés es idioma oficial de otros dos países comunitarios: Irlanda y Malta). La Real Academia Española (RAE) publicó en noviembre la versión 23.3 de su diccionario normativo, con novedades importantes como la incorporación de accesar, aplicación (con el sentido de ‘solicitud’ o ‘petición’), cáser, crepe, dónut, mandatorio, muesli, parada (con el sentido de ‘desfile’ o ‘cabalgata’), rúter, sororidad y túper, así como abundantes anglicismos crudos (baby doll, brochure, brunch, penthouse, router); lógicamente, todas estas novedades de la RAE deben quedar contempladas en el Libro rojo, con independencia de que cada cual las considere acertadas o desaconsejables. La epidemia coronavírica de Wuhan, por otro lado, no solo me ha llevado a incorporar entradas como COVID-19 y SARS-CoV-2, sino que ha puesto también de relieve en todo el mundo el problema que tenemos en las lenguas europeas de alfabeto latino para transcribir los topónimos chinos: ¿es Pequín, Pekín, Pei-ching, Beijing, Běijīng o cómo?; ¿es Cantón, Kwangchow, Kwong Chow, Guangzhou o cómo? Estas dudas están en el origen de un nuevo cuadro (C8 [China]), en el que recojo las principales variantes circulantes en toponimia de las provincias, regiones y grandes ciudades de China. La moda del vegetarianismo a ultranza, en fin, nos trae nuevos alimentos como mylk y soyrizo, que debe contemplar toda obra lexicográfica que aspire a considerarse «viva». En la vieja era del papel, cualquiera de estas novedades léxicas podía tardar diez años o más en llegar a los diccionarios bilingües especializados; hoy, el modelo de lexicografía electrónica que seguimos en Cos nos permite reflejar las innovaciones léxicas casi casi «en tiempo real».

Entran por primera vez en esta versión del Libro rojo multitud de neologismos, tecnicismos y expresiones procedentes de casi cualquier disciplina biosanitaria u otros campos del saber, como aha! moment, bootstrap, ceviche, chemo brain, cocoon, community physician, crepe, crush, cryo‑poor plasma, custodial care, 360‑degree, electroceuticals, epoch, eye twitching, guesstimate, hematomal, infit, insider, jackknife, lactating, log kill, nibling, node picking, pain medicine, PBM, theory of mind, thump-thump, trig y vacuum-assisted closure.

Otras entradas estaban ya en el diccionario, pero aparecen ahora retocadas o ampliadas. Estas modificaciones son en ocasiones menudas: nuevos ejemplos; algunas palabras que entran o salen, una nueva frase ejemplificadora quizá; corrección de tal o cual pequeña errata que me señalan los cosnautas. Otras, en cambio, son modificaciones de enjundia, que mejoran de modo considerable la entrada correspondiente con respecto a las versiones anteriores: es el caso, en esta versión 3.15, de entradas como albino, buffy coat, build, climate change, delineation, –floxacin, report, sildenafil, spinal anesthesia, stewardship y whisker.

Como ya es habitual en el modelo interactivo y colaborativo que seguimos en Cos, algunas de las entradas incorporadas, retocadas o ampliadas en la nueva versión del diccionario obedecen a propuestas que me han hecho llegar directamente los propios cosnautas. Da una idea de la magnitud que alcanza esta colaboración cosnáutica la lista de colaboradores espontáneos que me han enviado sugerencias para el Libro rojo a través de los formularios en línea «Ayúdenos a mejorar» durante los seis meses (septiembre 2019 - febrero 2020) en que ha estado activa la extinta versión 3.14 del Libro rojo; por orden alfabético de apellidos, y salvo error u omisión: Carmen Albaladejo, Ana Atienza Díaz, Namaa Audi Alamiry, María Barros Ochoa, José Bocic, Wyman Borts, Julia Carrioli, Mario Chávez, Fernando Contreras Blanco, Rossella Cordone, María R. de Cunzolo, José Antonio de la Riva Fort, Pedro del Río, Santiago Dotor Carvajal, Florencia Fernández, Mary Fons i Fleming, Betty Galiano, Sara Galindo Álvarez, Carlos Gancedo Sempere, Jesús Giménez, Paz Gómez Polledo, Rocío Gómez Zamora, Cecilia Andrea González, Mariana González-Castellón Gutiérrez, Antonio Hernández Rolón, María J. Hernández Weigand, Diego Ibáñez Ribera, Rosa Iglesias, Mar Jiménez Quesada, Becky Katz, Marcelo López, Valentina Luridiana, María Mallén, Javier Mallo Martínez, Juan Manuel Martín Arias, Anna Martínez Lliso, Mónica Meinecke, Eva Molina-De Vilbiss, Miriam Mora Mau, Juan José Moreiras, Aníbal J. Morillo Zárate, Pablo Mugüerza, Alfonso Nevado Caballero, Clarisa Laura Olives, Anthony Palomo, Carmen Peris, Emilia Picazo Guadarrama, Ana Pleite Moreno, Héctor Quiñones Tapia, Antonio M. Regueiro, Cristina Río López, Gloria M. Rivera, Tenesor Rodríguez Perdomo, Mar Rodríguez Vázquez, Rodrigo Rosales Sosa, Virginia Rubio, M.ª Verónica Saladrigas, Gemma Sanza Porcar, Gustavo A. Silva, María Sormani, Patricia Torres y Javier Wasserzug. A todos ellos, ¡muchísimas gracias por la colaboración espontánea!

Para terminar, ¿se han preguntado ustedes alguna vez cuáles son las palabras inglesas que más dudas plantean a los traductores médicos profesionales y a los médicos de habla hispana que se enfrentan a textos especializados en inglés? Antiguamente, cuando los diccionarios eran de papel, resultaba muy difícil poder determinarlo con precisión. Con los diccionarios en línea de hoy, en cambio, las cifras exactas están al alcance de un clic. Un simple vistazo a los entresijos cibernéticos del Libro rojo, por ejemplo, me indica que las diez entradas más consultadas durante los seis meses en que hemos tenido activa la versión 3.14 fueron: 1) target, 2) condition, 3) report, 4) support, 5) screening, 6) evidence, 7) management, 8) outcome, 9) –ness, y 10) impairment. Completan la lista de los cincuenta términos más buscados los siguientes, por orden alfabético: acute, agent, background, baseline, care, consistent, control, course, develop, disease, disorder, drug, early, event, examination, findings, function, heart, history, –ing, lead, cuadro L4 [–ly], major, monitor, primary, procedure, progress, range, rash, rate, ratio, review, severe, cuadro S6 [side effect], significant, site, standard, stroke, test, therapy. Quien domine al dedillo estos cincuenta términos peliagudos tiene ya mucho avanzado —me parece— para poder desenvolverse con soltura como traductor médico profesional.

Fernando A. Navarro

Cabrerizos (Salamanca, España)