Cookies
Este sitio web usa cookies
Le informamos que el sitio web de Cosnautas utiliza cookies propias y de terceros para activar funciones básicas de navegación (personalización, idioma y reproductor de vídeo), así como también para analizar la navegación de los usuarios por el sitio web y el uso de los servicios que en él se ofrecen con la finalidad de mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación.
Leer más
Guardar & Cerrar
Aceptar todas Configurar

The Cosnautas Blog

<p>Cuarta edición del <i>Libro rojo</i></p><p>¡Bienvenidos a la <b>versión 4.01</b>!</p>

Cuarta edición del Libro rojo

¡Bienvenidos a la versión 4.01!

en Libro rojo /

Ayer no fue un día cualquiera, porque una nueva edición del Libro rojo no es algo que uno vea todos los días… ni todos los años tampoco.

En el año 2000, último del siglo XX, salió de la imprenta (sí, en esa época la mayoría de los diccionarios eran todavía de papel) el Diccionario crítico de dudas inglés-español de medicina, que rápidamente se convirtió en la obra terminológica de referencia para las traductoras médicas al español (de ambos sexos, por supuesto).

Cinco años después, en 2005, se publicó la segunda edición del diccionario, revisada, mejorada, muy aumentada y con una perspectiva ya panhispánica, pero todavía en papel. Tuve que esperar ocho años más ―y entre medias nada menos que el rompedor Diccionario de términos médicos (2011) de la Real Academia Nacional de Medicina de España― para dar con el Libro rojo el salto del papel al ciberespacio. La tercera edición del diccionario, primera en Cosnautas, vino acompañada de un cambio de nombre: Diccionario de dudas y dificultades de traducción del inglés médico (2013), ya solo en versión electrónica de consulta en línea.

Desde entonces, he venido actualizando la obra con periodicidad semestral: han sido nueve años, dieciocho actualizaciones que han ido marcando la paulatina mejora y ampliación del Libro rojo. Pero solo ahora, con la mortífera pandemia de covid-19 a punto de pasar a la historia, me he decidido, por fin, a publicar una nueva edición del diccionario, la cuarta. Este renovado Diccionario de dudas y dificultades de traducción del inglés médico (2022) servirá de base y modelo para la versión en lengua portuguesa que prepara ya la médica y traductora brasileña Carla Vorsatz, y confiamos poder subir a Cosnautas ―en su versión preliminar― ya este mismo año.

En esta cuarta edición, el Libro rojo alcanza ya las 60 757 entradas; o, lo que es lo mismo, casi trece mil quinientas entradas más que en la tercera edición de 2013 (primera versión electrónica de Cosnautas).

Con respecto a la versión 3.18 precedente, del pasado mes de septiembre, entran por primera vez en el Libro rojo unas setecientas entradas nuevas: neologismos, tecnicismos y expresiones procedentes de casi cualquier disciplina biosanitaria u otros campos del saber, como aquamation, biz, bowel, candy bar, capybara, cissexual, compassion, consistently, cultured meat, double-barreled name, eCOA, ECP, eye care practitioner, fab, FAQ, FEFO, flurona, forgiveness, gaslighting, hard stomach, junior investigator, lincesed psychologist, life-limiting disease, malaria elimination, maskne, metaverse, National Academy of Medicine, NICE, OS, parent company, parrot, phaco, POLST, post-editing, postmarketing, prehab, prognostic, promains, promession, red-man syndrome, safetyism, skin clearance, Soerensen, spiritual care, string food, topical steroid, tutti frutti, under– y visual.

Otras entradas estaban ya en el diccionario, pero aparecen ahora retocadas o ampliadas. Estas modificaciones son en ocasiones menudas: nuevos ejemplos; algunas palabras que entran o salen, una nueva frase ejemplificadora quizá; corrección de tal o cual pequeña errata que me señalan los cosnautas. Otras, en cambio, son modificaciones de enjundia, que mejoran o amplían de modo considerable la entrada correspondiente con respecto a las versiones anteriores: es el caso, en esta versión 4.01, de entradas como affiliate, behavioral health, blood spot testing, body scan, camel, childcare, combination therapy, disease control, door to balloon, finance, incompetent, pipeline, psychometrist, sedentism, toe y vax. O también la entrada misinformation, rehecha prácticamente por entero para recoger sus diferencias de matiz con disinformation y malinformation.

Como ya es costumbre en el modelo interactivo y colaborativo que seguimos en Cos, algunas de las entradas incorporadas, retocadas o ampliadas en la nueva versión del diccionario obedecen a propuestas que me han hecho llegar directamente los propios cosnautas. Es el caso, por ejemplo, de entradas como baby-led weaning, genderqueer, pomade y punch, que he incluido en el Libro rojo por petición expresa de Jesús Giménez, Josefina Flores, Héctor Quiñones y Elena Avanzas, respectivamente. Gracias a ellos, y a otras como ellos, el Libro rojo tiene cada vez menos lagunas flagrantes y se aproxima despacito —pasito a pasito, suave suavecito— a su objetivo de convertirse en «el» instrumento imprescindible para la traductora médica profesional.

Da una idea de la magnitud que alcanza esta colaboración cosnáutica la lista de colaboradores espontáneos que me han enviado sugerencias para el Libro rojo a través de los formularios en línea «Ayúdenos a mejorar» durante los seis meses (septiembre 2021 - febrero 2022) en que ha estado activa la extinta versión 3.18 del Libro rojo, última de la tercera edición; por orden alfabético de apellidos, y salvo error u omisión: Marta Altimira Cabré, Elena Arranz Molinero, Gonzalo Astorga, Ana Atienza Díaz, Elena Avanzas, Francisco Bautista Becerro, Yvonne Becker, Marina Borrás Ferrá, Francisco Calderón Pérez, Guido Castañeda Macchiavello, M. Gonzalo Claros, Rossella Cordone, Mercedes de la Rosa Sherman, Antonella Dolce, Laura Domínguez Barroso, Alejandra Durán Paiz, Luisa Fernández Sierra, Nur Ferrante, Josefina Flores, Mary Fons i Fleming, Betty Galiano, Sara Galindo Álvarez, William Giller, Jesús M. Giménez, Emma Goldsmith, Paz Gómez Polledo, Antonio Hernández Rolón, María J. Hernández Weigand, José A. Huarancca Sánchez, Soledad Iacobucci, Lily Irizarry, José María Izquierdo Tapia, Mar Jiménez Quesada, Melina Lozano Zumaeta, Valentina Luridiana, Elisa Manzanal, Antoni C. Maroto, Nadia Martín Sánchez, Sara Medina, Inma Mendoza García, Teresa Miret Mestre, Pablo Mugüerza, Anthony Palomo, Nélida Paniagua Becerra, Marisa Parzenczewski, Emilia Picazo Guadarrama, M.ª Fernanda Pignataro, Héctor Quiñones Tapia, David Ramsay, Antonio M. Regueiro, Cristina Río López, Gloria M. Rivera, Armando A. Robles Hmilowicz, Mar Rodríguez Vázquez, Anna Romero, José L. Rosado Santiago, Rodrigo Rosales Sosa, Manuel Rubio Máñez, M.ª Verónica Saladrigas, Pablo Salvador López, Antonio Sanguino Yturriaga, María Victoria Sormani, Karol Tapia de Moya, Néstor E. Trejo Moret, Patricia Vitri Vives, Carla Vorsatz y Breogán Zazpe Tejedor. A todos ellos, ¡muchísimas gracias por la colaboración espontánea!

Para terminar, ¿se han preguntado ustedes alguna vez cuáles son las palabras inglesas que más dudas plantean a los traductores médicos profesionales y a los médicos de habla hispana que se enfrentan a textos especializados en inglés? Antiguamente, cuando los diccionarios eran de papel, resultaba muy difícil poder determinarlo con precisión. Con los diccionarios en línea de hoy, en cambio, las cifras exactas están al alcance de un clic. Un simple vistazo a los entresijos cibernéticos del Libro rojo, por ejemplo, me indica que las veinticinco entradas más consultadas durante los seis meses en que hemos tenido activa la versión 3.18 fueron: 1) target, 2) condition, 3) support, 4) report, 5) screening, 6) management, 7) develop, 8) outcome, 9) evidence, 10) severe, 11) impairment, 12) consistent, 13) monitor, 14) rate, 15) disease, 16) -ness, 17) therapy, 18) standard, 19) test, 20) care, 21) dosage, 22) early, 23) S12 [stem cell], 24) baseline y 25) course. Quien domine al dedillo estos veinticinco términos peliagudos tiene ya mucho avanzado —me parece— para poder desenvolverse con soltura como traductor médico profesional.

A título de curiosidad, las cinco formas complejas más buscadas en el Libro rojo fueron medical record, clinical trial, medical history, standard of care y healthcare providers; las cinco siglas o abreviaturas más buscadas fueron COVID 19, CT, MRI, SARS-CoV-2 e IV; los cinco formantes más buscados fueron -ness, -ing, non-, -based y -genicity; y los cinco cuadros más consultados fueron S12 [stem cell], L4 [ ly], P16 [product information], S7 [side effect] e I4 [ischemic heart disease].

Fernando A. Navarro

Cabrerizos (Salamanca, España)